Los hombres y mujeres de Eugenio y las infladas de las asistencias

Muy temprano este lunes comenzó esta semana la campaña electoral con la presentación de la cúpula prietista, mientras que durante el pasado fin de semana se intensificó la nueva batalla entre los candidatos con la inflada o no del número de público asistente a los actos de los aspirantes.

La sede del sector del Estadio del candidato de una Antioquia Viva y también liberal, Eugenio Prieto, fue el lugar donde la actual temporada pre-electoral le madrugó este lunes a la semana política y en una muy veraniega mañana este aspirante presentó sus cuadros directivos o el organigrama de los responsables de que Prieto logre ser competitivo y subir en las temibles encuestas que a dos meses y medio de las urnas es cuando empiezan a hacer daños al bolsillo y en las posibilidades de los competidores electorales.

La gerencia de esta campaña es bipartita porque la llevan a cabo el liberal Óscar Marín, quien hace tres meses renunció a la Fiduciaria Central, y la conservadora Marta Ramírez.

La jefatura del debate la adelantan los representantes a la Cámara, Luis Carlos Ochoa y Julián Peinado, cuya presencia vuelve y confirma que todo el oficialismo del Liberalismo de Envigado sigue fiel a este candidato y desvirtúa, una y otra vez, que hay una disidencia en favor de Luis Pérez, con quien en el pasado los rojos envigadeños tuvieron muy buenas migas políticas.

Con estos dos trabaja en llave o en enlace permanente el gerente político Santiago Atehortúa, exalcalde de El Retiro.

Mejor dicho, Peinado, Ochoa y Atehortúa son los encargados que los futuros votos prietistas vayan apareciendo.

Las vitales comunicaciones y las relaciones con la prensa política la manejan la Negra María Victoria Jiménez y el furibundo verdolaga (nadie es perfecto) Jorge Eusebio Medina.

En el crucial aspecto de seguridad Marta Ligia Herrera y en los asuntos ambientales Nicolás Zea, sobre todo en lo relacionado con la sostenibilidad ambiental y no de la campaña de Prieto, quien después de su paso por la dirección del Área Metropolitana habla más de cómo salvar el planeta que el mismo Petro.

Y además procedió a responder las preguntas de los muchachos de la prensa y a este 14 de agosto no hay semáforo verde sobre un posible acuerdo con Juan Diego Gómez y Andrés Julián Rendón para un acuerdo programático y menos para definir un mecanismo de selección de un candidato único que tenga posibilidades de competirle a Luis Pérez y a Luis Fernando Suárez, quienes vienen liderando las encuestas.

Lo que sí se viene agitando o recrudeciendo es el enfrentamiento verbal o conceptual entre los candidatos.

Prieto, por ejemplo, le ripostó a Julián Bedoya que no le daban las cifras de las 67 primeras damas con ese candidato, cuando el Partido Liberal solo tiene 20 alcaldes. Es una buena ironía, aunque Prieto sabe que Bedoya está incluyendo a esposas de alcaldes de otros socios suyos, pero no liberales.

Entre tanto, Peinado reclamó a otro candidato que no le siga mintiendo a los antioqueños asegurando que si es gobernador va a pedir para el departamento dizque 10.000 policías más, cuando hace poquito para toda Bogotá solo llegaron 400. Se refería a Luis Pérez.

Pero el ping pong entre los prietistas y los bedoyistas se puso de película y lean lo que acotó don Eugenio sobre los que hacen política por debajo de la mesa.

Al referirse a los integrantes del Partido Liberal que no apoyan su candidatura, Prieto fue claro: “las puertas están abiertas, estamos invitando a candidatos a concejos, asamblea y alcaldías. Somos respetuosos frente a lo que estén desarrollando en el territorio y su acompañamiento desde los municipios al Gobierno Nacional, pero los estamos invitando a hacer liberalismo, para que Antioquia vuelva a tener un Gobernador de bases e ideales liberales que siempre han demostrado en sus cargos.”

Y complementó: “Hay otros candidatos que tienen congresistas, diputados o concejales ocultos, porque, por Estatutos, ellos deben apoyar al candidato a la Gobernación avalado por el Partido Liberal; nosotros a diferencia de ellos, tenemos la gente acá, de frente, sin esconderse, en disciplina y convicción con un partido, no haciéndole el juego a otros partidos; candidatos que hoy celebran como “quitarse los grilletes” el haber renunciado al Partido. Gente que sólo utiliza el partido electoralmente pero que su actuar está con otros.

También se refirió a candidatos que hoy representan a Gustavo Petro, votaron por él y gobiernan con él, están avalados por partidos de gobierno, tienen opción de ser acompañados por el Pacto Histórico, y aún dicen que no son de Petro. “Yo creo que los candidatos deben ser sinceros en lo que representan”, concluyó.

 

La batalla de los números

Y a las diferencias políticas, de estilo de hacerla y a las distancias de cómo gobernar, ahora salió a relucir otra polémica y tiene que ver con la cifra de prosélitos o hinchas que han asistido a los certámenes públicos de los candidatos.

Y este nuevo diferendo electoral arrancó tras la presentación en sociedad de la aspiración de Julián Bedoya en el gran salón de Plaza Mayor, donde más o menos cantaron como siete u ocho mil fanáticos.

Luego vinieron en la vespertina del sábado dizque los 20.000 espectadores para escuchar a la opción azul de Juan Diego Gómez en Parques del Río, después los 10.000 de Bedoya en el muy liberal municipio de Dabeiba y los otros 10.000 de la caminata liberal en Envigado para las aspiraciones del rojo local Raúl Eduardo Cardona y de reflejo también para Prieto.

Entre los favoritos faltan por medirse a este conteo el Luis Pérez versión 2023, el gavirista Suárez y el enigmático rionegrero de Andrés Julián Rendón que es uno sin poder y otro mandando. Qué miedo.

Pareciera que cada campaña contrató un perito internacional en calcular tumultos.

El de la campaña del conservador Juan Diego es muy charro.

Estimaron los 20.000 asistentes mediante dizque un cuadrante de seguridad que calcula por metro cuadrado. También porque dispusieron 15.000 refrigerios y a las 4 p.m. no había ni medio.

Además, que la empresa de residuos sólidos calculó basura por 21.000 personas y que entregaron 19.700 manillas.

Y retaron a sus émulos electorales y comentaron que “si creen los otros que llenar dos cuadras de gente es muy fácil, esperemos que lo hagan también”.

¡Ah! y quedaron bien convencidos que las otras campañas están muy asustadas con la demostración de los Conservadores de Vida, pero sin trujillistas, blanquistas y rezanderos, de quienes están seguros que llegarán antes del 29 de octubre.

La novedad programática es que la candidatura conservadora bautizó su plan de gobierno como “50 oportunidades para Antioquia”. Recordemos que el primero que sintetizó su idea de gobernar fue Prieto con sus “30 propuestas para Antioquia” y luego Suárez con sus “100 compromisos de Gobierno”. Me imagino que, si juntamos esas casi 200 iniciativas, Antioquia se vuelve unos EE.UU.

  

En cuanto a Envigado su famoso liberalismo realizó la gran caminata de la Alegría en favor de la campaña a la Alcaldía de la Ciudad Señorial de Raúl Cardona y de Prieto a la Gobernación, y se pusieron a contar a los caminantes y les dio 10.000 exactos. La colega Carlita no sé si quede conforme que con esa marcha los rojos envigadeños no se le han ido a Prieto.

Digamos también que en esa marcha vieron a concejales y aspirantes del Partido Liberal, Cambio Radical, Partido Conservador, ASI, Partido Verde, Partido de la U, Nuevo Liberalismo y Movimiento Cívico Todos Somos Envigado.

 

Y no fue el mismo que contó a los caminantes de Envigado, pero en Dabeiba el que lo hizo también le sumaron 10.000 los participantes en una caravana en la que se gastó mucha gasolina, pues dicen que rodaron 4.500 carros en la primera gran salida a la provincia y en concreto al Occidente antioqueño del candidato Julián Bedoya.

Estos aseguran que la de ellos fue mayor que la de Prieto semanas atrás también en Dabeiba. Claro, si tienen alcalde.

Y ya que mencionamos a Bedoya todo no fue color de rosa para su campaña. Directivos de la U de M. le pidieron al Consejo de Estado reabrir el proceso judicial para intentar anular el título de abogado a Bedoya, mientras que este candidato respondió que interpondrá demanda penal contra el rector y un consiliario de esa universidad.

Si los candidatos van a basar la asistencia a los actos por el ojímetro, mejor dicho, todos serían gobernantes.

A mi tocó ver las grandes manifestaciones de López de 1982 y la de Guerra en 1991 en la vieja Plaza de Cisneros, y ambos perdieron luego en las urnas.

Esas aglomeraciones solo sirven para descrestar.

 El ranking

Y un amigo nos envió el ranking de candidatos inscritos para los comicios de octubre por los partidos políticos con personería jurídica, los 35 registrados ante el CNE, y vaya que sorpresa, lo encabeza el Partido Liberal con 11.632 aspirantes. O sea, que César Gaviria con todas sus embarradas no ha sido capaz de acabarlo. Definitivamente hay más liberalismo que partido.

  1. Partido Conservador: 10.342
  2. Partido de la U: 9.410
  3. Cambio Radical: 9.224
  4. Alianza Verde: 8.359
  5. ASI: 6.863
  6. Centro Democrático: 6.765
  7. Mais: 4.854
  8. Nuevo Liberalismo: 4.531
  9. Aico 3.508

El último es el Partido Comunista con solo 3 candidatos.

Y para terminar por hoy hay que decir que sigue el machete de la Registraduría cortando firmas a candidatos por los GSC.

Después del pésimo momento que vivió el profe Rodolfo Correa con sus firmas, el turno le correspondió a Juan Camilo Restrepo Gómez, a quien tampoco le dio, pero se avaló por Salvación Nacional, mientras que Albert Corredor, quien había batido el récord de recolección de firmas con más de 300.000, ya le reconocieron unas 61.000, aprobaron su candidatura, y la Registraduría paró de revisar. Él calculaba que después del cedazo de esa entidad tendría unas 150.000 firmas buenas.

Como muchos opinamos, el sistema de firmas se debe acabar en Colombia, es un pésimo mal a la democracia, se utiliza como burla, anticipa la campaña de algunos personales que después ni se inscriben y otros se van por partidos. Lo que debe hacer el país es intentar fortalecer verdaderos partidos políticos.

Y ya que mencionamos al profe Rodolfo Correa, repuntó otra vez tras la molestia con sus firmas y tal como lo están haciendo Upegui y la Arteaga, arreció contra Fico por ser el favorito y contra Quintero por estar de salida, al decir que están usando la alcaldía para llegar a la Presidencia y eso es traicionar a Medellín.

Y anoche circuló una nueva encuesta de la firma Pronósticos de mis amigos Juan Manuel y Julia, y les aseguro que más de un candidato quedará de cama o de una UCI.

Comparte
No Comments

Post A Comment